• CasoWallace

Caso Wallace: La verdadera historia detrás de la foto de Chalma

A casi 15 años del secuestro y homicidio del empresario Hugo Alberto Wallace, cuatro de los seis implicados en el crimen fueron juzgados y condenados. Sin embargo, no ha cesado una campaña que busca mal informar a la opinión pública como una estrategia para liberar a los acusados y sentenciados.


Mientras existen cientos de pruebas que respaldan el Caso Wallace, al día de hoy nadie ha logrado probar las calumnias y dichos que pretenden exonerar a los implicados en este crimen.


Una de las tantas mentiras que se dicen para solapar a los delincuentes, es que el secuestro no sucedió y la banda criminal, liderada por el ex-policía César Freyre Morales, fue supuestamente ideada a partir de una fotografía encontrada en el departamento de su pareja, Juana Hilda González Lomelí.


MÁS QUE SÓLO UNA FOTOGRAFÍA


Efectivamente la fotografía fue encontrada en un cateo que se realizó al domicilio de Juana Hilda González y César Freyre el 11 de enero de 2006, después de la detención de Juana Hilda. Sin embargo, lo que los defensores de los secuestradores no dicen, es que además de esta fotografía se encontraron identificaciones falsas, armas de uso exclusivo del ejército, así como pistola Pietro Beretta y un silenciador. Los criminales reconocieron como suyo todo lo anterior ante las autoridades . ¿Por qué tendrían armas de este calibre si no tienen nada que ver con el crimen?


Recordemos que el Caso Wallace no es el único en el que la banda delictiva está implicada. (Poner video de el historial delictivo de los delincuentes)

De hecho, la dichosa fotografía, conocida como la foto de Chalma esconde una macabra historia.



En la fotografía se puede apreciar a César Freyre, el líder, con una gorra negra junto con su pareja sentimental Juana Hilda González, a la derecha de César está Jacobo Tagle Dobín con su novia Brenda Quevedo, sosteniendo una cruz se encuentra Tony Castillo y en el extremo izquierdo su hermano Alberto Castillo, finalmente se alcanza a ver a Jael Malagón, quien se encuentra herido.


Según declaraciones de sus víctimas y de los propios acusados, todos ellos formaban parte de una organización criminal que se dedicaba al secuestro. Las mujeres enganchaban a empresarios para que sus cómplices pudieran secuestrarlos.


De hecho, la razón por la que se encontraban visitado el santuario de Chalma es porque fueron a agradecer por la vida de Jael Malagón, después de sobrevivir a un enfrentamiento armado en el cuál salió herido.


LA VERDADERA HISTORIA DETRÁS DE LA FOTO DE CHALMA


Antes del secuestro y homicidio de Hugo Alberto Wallace, César Freyre tenía un negocio de auto boutique en Pericoapa, en la Ciudad de México. Sin embargo, con su socio, Enrique Trevedan, no sólo se dedicaba a los autos. Juntos hacían dinero secuestrando inocentes.


Después de un tiempo Enrique Trevedan se fue de la ciudad con 2 millones de pesos que le correspondían a César Freyre, quien no dudó en hacerle una visita junto con su hermano Jonathan Freyre. César Freyre admitió en su declaración haber utilizado su posición como policía para conseguir el registro de llamadas de los números telefónicos de la esposa y la madre de Ricardo Trevedan, logrando ubicarlo en Cabo San Lucas, Baja California Sur. Si su negocio era legítimo ¿Por qué no denunció a las autoridades que su socio se había ido con su dinero? ¿Por qué lo localizó él mismo?


Trevedan prometió pagar pero cuando el plazo para hacerlo se venció, César envío a cobrarle a su hermano Jonathan junto con su colega Jael Malagón, quienes terminaron en un enfrentamiento armado con Trevedan. Ese día, el 7 de noviembre de 2004, Jonathan Freyre fue asesinado por Ricardo Trevedan. Jael sobrevivió pero perdió un ojo.

Esta es la razón por la que la banda delictiva se encontraba aquel día en Chalma, para agradecer que Jael Malagón, su cómplice en el delito de secuestro, había sobrevivido.




3585 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo