• CasoWallace

La desgarradora historia de una madre que busca justicia para su hijo.

Hace 10 años la periodista Adela Micha publicó en el periódico Excelsior una columna donde hablaba de Isabel Miranda de Wallace, madre Hugo Alberto Wallace y activista por los derechos de las víctimas de secuestro. Aquí lo publicado entonces en aquella columna titulada "Señora Isabel".

La historia de Isabel Miranda de Wallace es la de una madre que sufre el secuestro y el asesinato de su hijo, pero también la reprobable indiferencia de las autoridades que no tienen ninguna prisa por hacer justicia, que carecen de mayor interés por aclarar el crimen, que dejan pasar días, meses, años, sin ninguna investigación ni agenda por buscar a los homicidas y detener a los responsables. Es una historia personal de más de cinco años, incansable, de días y noches de angustia, de desesperación, de investigar, de hacer llamadas, cotejar informes, dirigir instigaciones, mandar a hacer pancartas, colocarlas en anuncios espectaculares, de trasladarse de una ciudad a otra, buscando pistas. Una historia de coraje, de rabia, de impotencia, de silencios, de llorar a solas. Una historia infame, individual, titánica, en solitario.


Isabel ha recorrido todos los medios, radios, diarios, televisión, se ha hecho amiga de periodistas, contagió esa férrea voluntad de hacer valer la ley. Hizo a lo largo de más de cinco años una comunidad con abogados, asesores, comunicólogos y criminalistas. Creó una asociación para perseguir el secuestro. Ahora que han caído, uno a uno, todos los implicados, principalmente debido a su esfuerzo descomunal, tanto los secuestradores como los cómplices y el asesino. Nos ha dicho, otra vez, puntualmente, cómo empezó todo: "Voy a emprender denuncias y demandas penales en contra de quien decía que Hugo estaba vivo y trató de calumniar a mi familia, no por mí, yo puedo vivir con esto y sé quién soy, pero no me parece justo para su hija... por ahí andaba un loco diciendo que mi hijo estaba vivo y que era protegido de la PGR y una sarta de tonterías que a mí me dolían en el alma, pero yo me las aguanté porque mi pelea estaba en otro lado. Mi pelea estaba en encontrar a Hugo y encontrar a los delincuentes de mi hijo. Hoy concluye esta parte, Adela, te puedo decir que voy a tomar acciones penales en contra de todas estas personas".


No llevo la cuenta de todas las veces que he platicado con Isabel, pero las recuerdo todas, cómo olvidar su entereza, su coraje, su entrega a un sólo objetivo: que el asesinato de su hijo no quede impune. Y la sigo viendo valiente, entera, decidida, inteligente, como el primer día. Me asombra su humanidad, el valor de saber encarar al secuestrador y al asesino de su hijo. De tenerlos enfrente, de ver cómo, sin el menor asomo de remordimiento, se pasean en sus diligencias, inmunes. "Yo me preparé mucho mental y emocionalmente para poderlo tener cara a cara en esta diligencia. Algo que me puse en la mente y en el corazón fue: él es el conducto para encontrar a Hugo. Tengo que guardar toda mi ecuanimidad, tengo que hacer arrojo de toda inteligencia y de toda una estrategia, para poderle arrancar lo que yo necesito, el lugar donde Hugo fue sepultado".


Hasta ahora han inspeccionado varios predios junto a los canales de Cuemanco. El lugar ha cambiado mucho en cinco años y todavía no hay quién compruebe que los restos encontrados sean los del empresario Hugo Alberto Wallace. Lo que sí sabemos todos es ese amor invaluable a un hijo. Y yo sólo puedo decir que la última vez que la vi irse, como la he conocido, desde hace años, sola, valiente, decidida y cargada con es voluntad a toda prueba y ese coraje incólume, tan necesarios para realizar lo que ella ha logrado poder hacer.



 

10 años después de la publicación de la columna 4 de los 6 implicados en el secuestro y homicidio de Hugo Alberto Wallace Miranda ya se encuentran sentenciados. Brenda Quevedo Cruz y Jacobo Tagle Dobín aún están siendo procesados.


La campaña para desacreditar a Isabel Miranda de Wallace y favorecer a los acusados de secuestro continua utilizado los mismos argumentos que fueron rebatidos hace años. Confiamos en que pronto se hará justicia.


3031 visualizaciones0 comentarios