• CasoWallace

¿La misteriosa gota de sangre?


Han pasado más de 14 años desde la noche del 11 de julio de 2005, en la que seis peligrosos delincuentes secuestraron y asesinaron a Hugo Alberto Wallace. Cuatro de ellos ya fueron condenados y dos (Brenda Quevedo Cruz y Jacobo Tagle Dobín) se encuentran en espera de obtener una sentencia. Y aunque la mayoría ha confesado su participación en este atroz crimen, ahora buscan evadir la justicia y para ello no dudan en utilizar cualquier mentira con tal de lograr su objetivo.


Lo cierto es que en todo el proceso de Hugo Alberto Wallace, los secuestradores no han aportado prueba alguna para probar su inocencia. Sin embargo, se siguen valiendo de dichos e información tergiversada para salir libres.


Entre sus muchas mentiras destacan sus intentos desesperados por desacreditar la validez la mancha de sangre encontrada en el departamento de Juana Hilda González, dónde Hugo Alberto Wallace fue asesinado. A esta mancha de sangre se le realizaron las pruebas correspondientes y la conclusión final, como indica el expediente del caso, es que la mancha de sangre pertenecía a un hombre (cromosomas XY) con ADN que coincide con el de Isabel Miranda y Enrique Wallace, padres de la víctima.


Sin embargo, los defensores de los delincuentes continúan una campaña sucia para hacer creer a la opinión pública que el resultado de la prueba de ADN a la sangre indicó que pertenecía a una mujer, lo cual es totalmente falso.


Sus intentos desesperados por salir libres faltan a la verdad descaradamente, siendo que en las tablas de resultado de la prueba claramente está indicando que el ADN es de un hombre. Estas tablas son inalterables, ya que son realizadas automáticamente por la computadora, sin interferencia humana.


La evidencia habla por sí misma. ¿Misteriosa gota de sangre? No tiene nada de misteriosa, es una prueba más de que Hugo Alberto Wallace fue secuestrado y asesinado. Confiamos en que se hará justicia.


3220 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo