• CasoWallace

Procesada por el secuestro de Hugo Alberto Wallace delatada por venta de drogas.

Un periodista publicó hace ya varios años una nota titulada “Brenda distribuía droga”. Basada en la declaración de la secuestradora Juana Hilda González Lomelí, sentenciada por su participación en el Caso Wallace.


El periodista escribió “Brenda Quevedo Cruz, una de las implicadas en el secuestro de Hugo Wallace, es señalada como una distribuidora de tachas en diferentes discotecas de la zona de Polanco y otras al sur de la ciudad.” “Juana Hilda González declaró ante el MP que Quevedo Cruz vendía tachas en antros de Polanco e insurgentes.”


Hay que recordar que en 2004, César Freyre Morales (pareja de Juana Hilda) y Jacobo Tagle Dobín (pareja de Brenda) habían, presuntamente, asesinado a Eduardo Salazar Bracamontes por orden de Jorge Khoury, dueño de antros en Polanco, y quien había quedado agradecido con César y Jacobo por su “trabajo”.


¿Adivinan en qué antros, según lo declarado por Juana Hilda, Brenda vendía “tachas”? Efectivamente, en los de Jorge Khoury. Según González Lomelí, quien también participó en el secuestro de Hugo Alberto Wallace, Brenda Quevedo, en complicidad con Khoury, gozaba de una clientela concurrida en esos antros.


La banda de César Freyre, integrada por Juana Hilda, Brenda, Jacobo y los hermanos Tony y Alberto Castillo Cruz, frecuentaban esos lugares porque eran muy amigos del dueño (Jorge Khoury) y este estaba muy agradecido por un “trabajo” que le habían hecho.


Regresando al punto inicial González Lomelí declaró que Brenda distribuía drogas en los antros denominados “La Cama” y “El Doberman”. Esta declaración quedó asentada dentro del expediente del Caso Wallace, pero jamás se investigó. Juana Hilda hace referencia a “El Coqui”, alias que tenía Jorge Khoury, quien, presuntamente, era pistolero de Ben Sutchi, asesinado en 2019 en Plaza Artz Pedregal.


En dicha declaración Juana Hilda vinculó a cada uno de los miembros de la banda de César Freyre en el secuestro y homicidio de Wallace Miranda, detalló cada movimiento del que fue testigo y confesó que fue Brenda Quevedo Cruz, quien estudió comunicación, la que había editado las fotografías de Wallace para que no se notara que estaba muerto. Además había redactado los comunicados enviados a la familia de Hugo, según Juana Hilda, porque corregía la ortografía de César y sabía de computadoras. Jacobo y César, por su falta de estudios, desconocían del tema.


Fue así como Juana Hilda desmenuzó los delitos cometidos por la banda: narcomenudeo, secuestro, homicidio y muchos más que fueron saliendo a la luz con el paso de los años.


Fuentes:

3097 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo