• CasoWallace

¿Qué pasa con la procuración de justicia en México?

¿Qué pasa con la procuración de justicia en México, cuando se pretende que a secuestradores que torturan, matan, mutilan, ahora se les hace pasar como víctimas para que les sea pagada una “compensación” por supuestas violaciones a derechos humanos y obtener su libertad?


La pregunta resulta válida tras 16 años del secuestro y muerte de Hugo Alberto Wallace Miranda y del proceso que se le lleva a sus secuestradores y homicidas, sin que a la fecha concluya el mismo; por el contrario, dentro de la secuela procesal destaca lo siguiente:


● El próximo viernes 16, se llevará a cabo la revisión de la medida cautelar de una de las secuestradoras de mi hijo, Brenda Quevedo Cruz, quien pretende llevar su proceso penal en libertad.


● Cabe resaltar que dentro de la causa penal está probada su participación en el secuestro agravado de Hugo Alberto Wallace Miranda, ya que Brenda Quevedo Cruz participó de forma activa desde la planeación y ejecución de su secuestro, además fue quién, con la finalidad de obtener un rescate tomó fotografías al cuerpo sin vida de mi hijo editándolas para aparentar que seguía con vida, elaborando los comunicados de rescate, mismos que realizó en su computadora para enviármelos como prueba de vida para solicitar su rescate.


● Participó de manera activa en la compra de diversos artículos de limpieza y herramientas junto con César Freyre y Jacobo Tagle con los que descuartizaron su cuerpo y posteriormente Brenda Quevedo Cruz utilizó su automóvil para transportar y deshacerse del cuerpo de mi hijo y no dejar evidencia de su atroz crimen.


● Es el caso que este MONSTRUO DE MUJER se siente protegida por el hermano de Irma Eréndira Sandoval Ballesteros, (quien según varios periodistas, traicionó la confianza del Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador), el hoy titular del Instituto Federal de Defensoría Pública Netzai Sandoval Ballesteros, quien a su vez dice contar con la protección del Ministro Presidente, Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, y se siente con poder de presionar a jueces y permitir que sus defensores y tal vez hasta con sus instrucciones fabricar prueba, incluso se atreve a decir que el Juez Primero de Distrito de Procesos Penales Federales en la Ciudad de México le concederá la LIBERTAD A BRENDA QUEVEDO CRUZ, todo esto con la finalidad de alcanzar notoriedad pública en un caso relevante, aun cuando esto implique la no obtención de justicia por un delito tan lacerante como es el secuestro.


● Solicito respetuosamente al Ministro Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, ponga un alto a estas malas prácticas en el Instituto Federal de Defensoría Pública, y ordene que transcurra el proceso apegado a la ley y se tomen las medidas necesarias para que esto ocurra. Hoy le solicito respetuosamente, no permita que se presione a Jueces y Magistrados, por parte del titular del Instituto Federal de Defensoría Pública, es decir que no utilice el influyentismo del que presume, ejemplo de ello es la reunión que tuvo vía zoom con el juez de la causa, para presionarlo cuando esto no es su función; incluso presentándole una queja ante el Consejo de la Judicatura Federal. Confío en que será congruente con su discurso y actuará para cumplir la Constitución y para que se administre la justicia de forma honesta.


● El cambio de Medida Cautelar de Brenda Quevedo Cruz es improcedente de acuerdo a lo dispuesto por nuestra Constitución por las siguientes razones:


a. Está acusada de secuestro agravado y delincuencia organizada (delitos graves).


b. Se fugó del país después del secuestro de mi hijo Hugo Alberto Wallace.


c. Su peligrosidad y riesgo de fuga es alto (ya se fugó después del secuestro).


d. No tiene arraigo en ningún domicilio del país desde el año de 2002.


Hay quien confunde a la opinión pública al solicitar la libertad de una persona acusada de Secuestro y Delincuencia Organizada, hablan de la medida cautelar y hasta de tortura, incurriendo en desconocimiento, falsedades y diversas imprecisiones jurídicas, es por eso que emitimos este comunicado a la opinión pública.


• Brenda Quevedo Cruz NUNCA HA SIDO TORTURADA, así ha quedado demostrado después de extenuantes investigaciones de tortura, sin que exista una prueba que lo acredite.


• Con trampas consiguieron una opinión en el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria, la cual ya quedó demostrado NO ES VINCULANTE, es decir no es obligación del Estado Mexicano acatarla.


El pasado 11 de julio se cumplieron 16 años del secuestro y muerte de mi hijo HUGO ALBERTO WALLACE MIRANDA, y aún continuamos esclavizados a un proceso penal (lo cual ha significado para mi familia y para mí un sufrimiento indescriptible que sólo quienes lo hemos vivido podemos entender lo que afecta mi vida cotidiana, así como un desgaste físico y emocional, aunado al peligro al que he estado expuesta), pese a que interpuse dos amparos con la finalidad de que se cerrara la instrucción, ya que los procesados se niegan a ser sentenciados, ofreciendo diversos medios de defensa para posteriormente argumentar que continúan en prisión sin que se les dicte sentencia. Por lo anterior, exigimos una sentencia condenatoria lo más pronto posible, y que no se modifique la medida de prisión preventiva a Brenda Quevedo Cruz, ya que eso significaría que después de dos años en prisión diversos homicidas, pederastas, secuestradores, feminicidas, violadores, sicarios, por mencionar algunos, sigan su proceso en libertad con el alto riesgo de que vuelvan a dañar a la sociedad.


La justicia en México no debe velar únicamente por los derechos de los delincuentes, los ciudadanos tenemos derecho a que se garantice la procuración de justicia una vez que hemos sido víctimas del delito, ya basta de dilaciones en el proceso por parte de los hoy acusados de haber secuestrado y asesinado a mi hijo, EXIJO JUSTICIA EN MI CASO Y EN EL DE TODAS LAS VÍCTIMAS DEL DELITO.


María Isabel Miranda de Wallace



375 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo